Saltear al contenido principal
Las Renovables Ganan Al Carbón En La UE Por Primera Vez En La Historia

Las renovables ganan al carbón en la UE por primera vez en la historia

El dato lo adelantan dos think tanks europeos -Sandbag y Agora Energiewende-, que han repasado los primeros balances anuales provisionales 2017 de las 28 naciones de la Unión. Según Sandbag (organización que tiene su sede en Londres) y Agora (con sede en Berlín), por primera vez en la historia, la eólica, la solar y la biomasa produjeron el año pasado en la Unión Europea de los 28 más electricidad que el carbón.

El informe «The European Power Sector in 2017», que ha elaborado un equipo de analistas de las oenegés Sandbag y Agora Energiewende, califica de “increíble progreso” el que ha experimentado en los últimos años la generación renovable en la Unión Europea, donde apenas un quinquenio atrás la electricidad producida con carbón doblaba la generada a partir de fuentes renovables. Las causas de esta revolución -apuntan los analistas- no hay que buscarlas en la hidráulica (el potencial hidroeléctrico europeo está muy aprovechado desde hace muchos años), sino en el desarrollo formidable que, durante este último quinquenio, han experimentado las tecnologías renovables más modernas de generación de electricidad, o sea, la eólica, la fotovoltaica y la de la biomasa.

El informe arroja sin embargo otras conclusiones no tan positivas para el sector
La primera de ellas es que la penetración renovable en el mix europeo está siendo muy desigual. A saber: en los últimos tres años el 56% del crecimiento del sector se ha registrado en solo dos países: Reino Unido y Alemania. Los autores del informe también han detectado un sesgo tecnológico. Y ahí es la eólica la que manda. En 2017, la generación de electricidad con viento ha aumentado un 19%, enorme crecimiento que se ha debido -explican los analistas- a dos factores: el año pasado fue un buen año eólico y, además, 2017 ha registrado importantes inversiones (huge investment) en nuevas infraestructuras de aprovechamiento del viento. Como contrapartida -añaden los autores-, el bum de la biomasa ha pasado a la historia y el crecimiento de la solar se ha ralentizado.

A continuación, estos son algunos otros de los datos que recoge el informe «The European Power Sector in 2017»
El consumo de electricidad ha crecido un 0,7% en 2017. Este es el tercer año consecutivo en el que ese consumo se incrementa. Los analistas de Sandbag y Agora Energiewende alertan: “con una economía europea nuevamente en la senda del crecimiento, la demanda de electricidad está creciendo también. Esto sugiere -apuntan- que los esfuerzos en materia de eficiencia energética no están siendo suficientes”, por lo que los autores sugieren que se refuerce la política europea en materia de eficiencia.

Las emisiones de gases de efecto invernadero producidas por el sector eléctrico el año pasado en la Unión se mantuvieron estables con respecto al registro del año precedente (alrededor de 1.019 millones de toneladas de CO2). Ese escenario de estabilidad es fruto de dos variables: (1) cierto es que la generación eólica creció mucho; pero (2), simultáneamente descendieron la producción hidroeléctrica y nuclear, lo que condujo a un incremento de la generación en centrales térmicas de fuente fósil.

Humo
Más allá del sector eléctrico, las emisiones sí que crecieron (en lo que se refiere a los sectores económicos asociados al sistema europeo de comercio de emisiones), desde los 1.750 hasta los 1.755 millones de toneladas de CO2 debido a la mayor producción industrial que registró el continente: “crecieron especialmente -especifican los autores- en el sector siderúrgico” (de producción de acero). Los autores del informe estiman que las emisiones totales de la UE crecieron alrededor del 1% en 2017 (incluyen ahí las relativas a sectores económicos no vinculados al sistema europeo de comercio de emisiones).

Por fin, de entre las conclusiones, los autores destacan la relativa al debate carbonero Este-Oeste
Según este informe, mientras que Europa Occidental se ha comprometido ya a descarbonizar sus sistemas de generación de electricidad, la Europa Oriental parece estar reforzando esa opción. Los autores destacan la clara apuesta que en ese sentido han hecho ya Francia, que quiere desenchufar todas sus centrales térmicas de carbón de aquí a 2021, Reino Unido e Italia (2025), los Países Bajos, Dinamarca y Portugal (2030), y señalan a Alemania -principal consumidor de carbón y lignito- como el gran escenario del debate carbonero que parece llamado a concluir en 2019.

Fuente: https://www.energias-renovables.com/panorama/las-renovables-ganan-al-carbon-en-la-20180212